¿Por qué plantar árboles?

Los árboles actúan contra el calentamiento global ya que absorben del aire CO2, gas con propiedades de efecto invernadero, pero además brindan otros importantes servicios ambientales: nos proporcionan alimento y refugio para todos los animales, recuperan parte del paisaje originario, evitan la erosión del viento y del agua, purifican el aire en las ciudades, hacen más lenta la escorrentía de agua frente a posibles inundaciones, disminuyen la contaminación acústica, embellecen nuestros espacios y ayudan a combatir el efecto de isla de calor en las ciudades.

Cada vez que enciendes la luz, tu ordenador, te mueves en coche, autobús, tren o avión, contribuyes a la emisión de dióxido de carbono (CO2) en distintos niveles. Gas que, liberado a la atmósfera, atrapa el calor solar y contribuye al calentamiento global.

Los árboles naturalmente capturan el CO2 de la atmósfera durante la fotosíntesis y lo usan para formar carbohidratos utilizados en la estructura de la planta; liberando a la vez oxígeno (O2) como subproducto. Se considera que los árboles actúan como lo que algunos llaman un sumidero de carbono; lo almacenan en sus ramas, tronco, hojas y raíces.

Cada árbol que plantemos o conservemos hace una gran diferencia y cada uno de nosotros puede hacerla.